Programa comunicación #9

Programa comunicación #9

“Como te conoces cuando fracasas no te conoces nunca”

Montserrat Fernández Blanco

Photos by: www.gabrielezanon.com

Entrevista realizada por: Miriam Lafuente Soler

FuckUp Nights en Milán

La licencia de FuckUp Nights de la ciudad de Milán la posee  Montserrat, catalana, afincada en Italia desde que tenía veinte años, cuando vino a completar sus estudios.

Desde el 2015, que ella trajo este movimiento a la capital lombarda, una vez al mes son muchos los interesados en las FuckUp Nights para aprender de personas que nos narran su fracaso.

Como señala Montserrat Fernández es en el fracaso donde aprendes a conocerte. Ella es una persona inspiradora para todos aquellos que decidan venir a Milán a estudiar o trabajar.

Háblanos de tu formación académica.

Estudié Humanidades en Barcelona en la Universidad  Pompeu Fabra. Me trasladé a Italia para hacer un master de proyección sensorial. Obtuve el doctorado en la Universidad Bicocca sobre innovación cultural. Me salió trabajo en Italia y decidí quedarme aquí a vivir.

 

Tu primer trabajo en Italia fue…

 Mi pimer trabajo fue en la Fundación Eni, llevaba a cabo el programa de actividades, que es un centro de investigación sobre las grandes crisis planetarias. En dicha fundación me dedicaba a organizar eventos, seminarios y workshops.

  Mi vida dió un viraje cuando conocí a un miembro del primer espacio coworking de Londres que surgió en el 2006, él quería colaboradores para traer el proyecto a Italia. Fue la etapa de mi vida en que invertí mis energías en abrir el HUB, el primer espacio coworking en Milán  (Paolo Sarpi). Desde 2015 me dedico, entre otras cosas, a organizar las FuckUp Nights.

 

¿Cuál fue la primera FuckUp Night de la historia?

Cinco amigos se reunieron un viernes por la noche para charlar y beber en el 2012 en la Ciudad de Méjico. Conforme la noche avanzaba decidieron contar las historias de sus fracasos. Fue pues la primera FuckUp Night: divertido, auténtico y liberador. Salió tan bien que decidieron repetir la experiencia invitando a más amigos para escuchar a tres personas que contaron sus propios fracasos.

 

¿Se extendió muy rápidamente el movimiento…?

Gentes de otras partes del mundo pidieron que también se hiciera en sus ciudades. Los cinco amigos decidieron tomarse el proyecto en serio y decidieron extender su proyecto a lo largo y ancho del planeta. Los cinco amigos crearon lo que sería el movimiento de creadores mas activo del planeta.

En 2015 el movimiento había ya llegado a 300 ciudades. Cada mes mas de 10.000 personas dedican una tarde a escuchar los fracasos de personas que quería triunfar pero en algún momento también fracasaron.

 

¿En Italia dónde hay FuckUp Nights?

En Italia se celebran en Trieste, Turín, Florencia. En  Milán empezamos en el 2015, y hemos escuchado fracasos de personas de renombre como Roberto Saviano, Franco Bolelli, María Sebregondi y de otras menos conocidas pero muy enriquecedoras también. Cuando te cuentan la experiencia del fracaso da igual que seas famoso o no tanto, se aprende de todos modos escuchando.

 

El fracaso parece interesa menos que el éxito, pero no debería ser así. Vivimos en una sociedad muy competitiva que ensalza el éxito por encima de todo, despreciando a los que alguna vez fracasan. El fracaso es pues denostado cuando es muy rico en lecciones vitales. ¿Es así?

Estoy totalmente de acuerdo y por ello me interesan tanto estos temas. Leticia Guasta, que fue una de las fundadoras del movimiento se lamentaba de cuánto conocimiento estamos perdiendo por no analizar el fracaso. Había pues que valorar la experiencia del fracaso como un tesoro. Ella creó además el Instituto del fracaso en Méjico. Cuando hablé con ella yo tenía un interés más existencial pues soy de letras. Me interesaban, por lo tanto, no solamente el fracaso de los empresarios sino también como podía ver el fracaso un escritor, un actor o un científico. He invitado a gente muy variada como Franco Bolelli, Augusto Coppola, Roberto Saviano o la fundadora de la Moleskine, Sebregondi.

 

La narración del fracaso como algo auténtico y liberador que, al final, nos interesa también aceptar como parte de la vida.

Queremos negar las experiencias negativas. La reacción más humana es huir ante lo negativo y esconderlo. Pero contar el fracaso te ayuda a crecer, conocerte y los demás escuchándote aprenden de tí. Me gustan las conversaciones difíciles, es complicado, pero afrontarlas nos hacen mejores personas.

 

¿Por qué se fracasa a veces cuando ponemos la energía que tenemos en que sea un éxito?

El fracaso es parte de la vida y quien lo niegue es un mentiroso. Se fracasa por muchos motivos y depende de la profesión. Si es una empresa suele ser por no tener la financiación necesaria. También pueden surgir problemas con los socios; a veces más que la idea es fundamental la realización de la idea. Se puede fracasar también porque llegaste demasiado pronto, tuviste una idea muy innovadora para ese momento.

 

¿Y del éxito que me dices?

El éxito es maravilloso, pero de él se aprende poco. El éxito lo celebras, pero el fracaso es una buena época para analizar y conocerte mejor. Como te conoces cuando fracasas no te conoces nunca.

 

 

Share this post


X