• Home

Envíanos tu curriculum

Residir en Italia como trabajador o no: “Codice Fiscale”, cobertura sanitaria e “iscrizione anagrafica”

Italia constituye una de las economías más fuertes de Europa. A pesar de las dificultades económicas que atraviesa actualmente, sigue siendo la cuarta economía europea y la novena economía mundial en términos de PIB. Además su situación estratégica y la fuerte relación con otros países del entorno hacen de Italia un país atractivo si decidimos emprender.


En Italia se considera “lavoro autonomo” el trabajo ejercido sin ningún vínculo o dependencia con un empleador, según las modalidades establecidas por la ley. Éstas pueden ser de tipo industrial, comercial, artesanal, ejercer una profesión, un negocio e incluso una sociedad de capital o de personas. Se distinguen dos categorías de autónomos, correspondientes a prestaciones de tipo manual e intelectual; siendo estas últimas denominadas como “Libere profesioni”. Son por ejemplo los abogados, los ingenieros o los arquitectos, y están reguladas bajo una normativa propia.


También existe la opción de abrir una empresa, para lo cual deberás decidir el tipo de actividad que quieres realizar. Puedes constituirte como una empresa unipersonal (empresario individual) o sociedad, que puede ser sociedad de personas (por ejemplo sociedad de
responsabilidad limitada) o de capital (sociedad anónima), como ente no comercial o cooperativa.


La normativa italiana vigente (Decreto legislativo 20/2007 de transposición de la Directiva 2004/38/CE, de libre circulación, modificado por el Decreto legislativo 32/2008), establece que los ciudadanos de la Unión Europea que tengan intención de estar en Italia por menos de tres meses no deben hacer ningún trámite más que ir a una oficina de policía y presentar una declaración de presencia, según un formulario ad hoc cuya copia sellada por la policía debe estar siempre en poder del interesado y ser exhibida a petición de las fuerzas de policía. A falta de la declaración de presencia, se da por supuesto que el ciudadano comunitario lleva en el país más de tres meses.


.- Si se tiene intención de desarrollar una actividad lucrativa, por cuenta propia o ajena, es necesario solicitar el "Codice Fiscale", un documento que equivale al NIF español y que todo ciudadano (italiano o extranjero) residente en Italia debe poseer.
Para ello es necesario dirigirse a una oficina territorial de la Agencia Tributaria ("Agenzia delle Entrate") con pasaporte o DNI válido y contar con un domicilio en Italia. De todas formas, aunque no se tenga previsto realizar una actividad lucrativa, siempre es conveniente solicitar el Codice Fiscale, ya que es necesario para muchas cosas, desde comprarse un móvil, abrir una cuenta bancaria y así como para firmar un contrato de trabajo o inscribirse al Servicio Sanitario italiano.


.- En cuanto a la cobertura sanitaria, se exige un seguro médico privado o la inscripción a la Seguridad Social. Para demostrar estas circunstancias se necesita, si se trata de seguro privado, la póliza traducida al italiano y, si se trata de la Sanidad pública no italiana, el correspondiente documento establecido por los reglamentos europeos. 

A tal respecto cabe distinguir entre dos modos posibles de inscripción: 

a) Sin fijar la residencia. En este caso, el ciudadano comunitario, que prevé estar en Italia por un tiempo breve (normalmente más de tres meses pero menos de un año), sigue manteniendo la residencia en el país de origen y es inscrito en el municipio italiano en una lista específica denominada “schedario della popolazione temporanea”, con indicación del motivo (estudiante, trabajador desplazado...). Para este tipo de inscripción la Tarjeta Sanitaria Europea se considera como documento idóneo para demostrar la cobertura sanitaria.
b) Fijando la residencia: si se opta por este tipo de inscripción, que es la habitual para quien quiera estar en Italia por tiempo indefinido o de todas formas por más de un año, la Tarjeta Sanitaria Europea no se considera documento idóneo para demostrar la cobertura sanitaria pública, que debe ser certificada por los modelos europeos reglamentarios.

Es necesario, por tanto, dotarse del certificado correspondiente, expedido por la Seguridad Social española, antes de salir del país. 

Después de cinco años de residencia, se puede obtener el derecho de "soggiorno permanente", que garantiza la total igualdad con los ciudadanos italianos. 

Para la asistencia sanitaria del Servicio Sanitario Nacional, sí es válida la tarjeta sanitaria europea expedida por la Seguridad Social española (o de otro país UE de donde se provenga), durante los tres primeros meses para la asistencia sanitaria directa, en las mismas condiciones que los italianos.

Se pueden inscribir directamente al Servicio Sanitario italiano por más de tres meses los ciudadanos comunitarios que pertenecen a uno de los siguientes colectivos: trabajador por cuenta ajena o autónomo en Italia, familiar de un trabajador, familiar a cargo de un ciudadano italiano, estudiante, ex-trabajador en Italia desempleado por baja involuntaria, ex-trabajador matriculado en curso de formación profesional, pensionista o en espera de percibir la pensión.

En resumen, los pasos que deberá realizar el ciudadano español que llegue a Italia con la intención de residir y trabajar (con estancia mayor a tres meses) serán los siguientes:

1º.- Comisaría de Policía: Solicitar la declaración de presencia mediante la presentación del DNI o pasaporte* y un domicilio en Italia.
2º.- Agencia Tributaria (Ufficio distrettuale delle Imposte dirette): Solicitar del "Codice Fiscale" con la presentación del DNI o pasaporte*.
3º.- Oficina de colocación del Municipio o centro de empleo de la provincia: Solicitar la inscripción como demandante de empleo ("Liste di collocamento") (es opcional, pero será obligatorio si debe exportar paro), se deberá presentar documento de identidad*, certificado de estudios (reconocido) en caso de que se quiera ejercer una profesión que lo prevea.
4º.- ASL (Azienda Sanitaria Locale): Para la solicitud en el Servicio Sanitario Nacional, será necesario presentar el resguardo de solicitud de la “iscrizione anagrafica” (no obligatorio) y el Codice Fiscale, y, según el caso en particular en el que nos encontremos :
• contrato de trabajo
• inscripción como autónomo y "partita IVA"
• certificado de matrimonio
• resguardo de matricula como estudiante
• inscripción como demandante de empleo certificación de estar a cargo de ciudadano italiano
5º.- Ayuntamiento: Solicitud de la “iscrizione anagrafica", será necesario presentar el documento de identidad *, el Codice Fiscale y un documento justificativo del domicilio (por ejemplo: declaración del casero, recibo del último pago del impuesto municipal por la recogida de basura).

Según la situación:

- Trabajador por cuenta ajena:
o La última nómina.
o El recibo del pago de cuotas al INPS.
o El contrato de trabajo en que conste la afiliación a INPS e INAIL.
o El recibo que certifique la comunicación al centro de trabajo por parte del empleador.

- Trabajador autónomo, uno de los siguientes documentos:
o Certificado de inscripción a la Cámara de Comercio.
o Certificado de atribución de la “partita IVA” expedido por la Agencia Tributaria.
o Para las profesiones liberales, la inscripción al colegio profesional.

- Estudiante:
o Certificado de matricula.
o Póliza de seguro sanitario o tarjeta sanitaria europea.

(*) El documento de identidad que se presente debe ser siempre el mismo.
Por cuanto concierne a los trámites a realizar ante las autoridades españolas, el ciudadano español deberá presentarse ante el Consulado correspondiente por demarcación, para ser dado de alta como español residente en Italia y ser inscrito en el Censo de Residentes Ausentes (CERA), de esta manera se podrá ejercer el derecho de voto por correo.

información facilitada por: 

PAGOENZ
Paloma Gómez Enríquez
Avv. /Abogada

paloma@pagoenz.com

Icono economia blanco
 

Información
Económica y Política