Programa Comunicación – Entrevista #5

Programa Comunicación – Entrevista #5

Entrevista con Rafael San Bruno

“Dos países, mucho en común”

Rafael San Bruno

Rafael San Bruno es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Hace ya varios años que abandonó su ciudad natal para instalarse en Milán por amor. Pero su labor para Rödl & Partner como puente entre España e Italia, le permite volver a menudo a su Madrid de siempre.

P.: ¿Cuáles fueron tus inicios en el ámbito laboral, una vez terminados los estudios?¿Cómo comenzó tu aventura fuera de casa?

R.: Una vez obtuve la Licenciatura y realicé mi posgrado, comencé a ejercer como Abogado en España. Obviamente esta profesión no es de un día para otro, conocer las empresas, los negocios, creo que llevo una mochila bien llena de horas de trabajo, pero siempre me ha gustado mucho mi trabajo y siempre he intentado satisfacer lo máximo posible los intereses de los clientes.

En cuanto a la aventura en Italia, bueno me encanta el deporte y yo como madridista ya tenía mi pique con el Milan de los años 90, cuantos disgustos…, y también con el ciclismo, Indurain, Pantani, Bugno, que carreras aquellas…. En fin que, no sé si hay algo subliminal en mi apellido, pero Italia siempre ha sido uno de mis países favoritos, la historia, la comida, el idioma, el arte, y lo cerquita que está de España.

A partir de ahí en el despacho comenzamos a pensar en aprovechar la dilatada experiencia que Rödl & Partner ya tenía con empresas españolas en Italia, e italianas en España, creando el Italian-Spanish Desk.

P.: …Y así fue como acabaste en Milán. ¿Qué fue lo que más te atrajo de la vida en Italia?

R.: Pues obviamente además de mi mujer, puede sonar a topicazo pero es lo que te comentaba antes, siempre ha sido uno de mis países preferidos, veo una conexión natural entre España e Italia y sus gentes, quizás histórica también, siempre hay curiosas coincidencias en las charlas, a la hora de comer, en las parejas y familias, y por supuesto también en los negocios. Y como español pues obviamente esa conexión con Italia es fascinante.

P.: ¿Cómo es el proceso de integración en el trabajo en un país distinto al tuyo?

R.: Al principio nada es fácil, la burocracia y el sistema es diferente, pero en líneas generales todo es satisfactorio, tengo unos compañeros magníficos en Italia, siempre predispuestos, y no estamos separados de los compañeros y clientes en España. Lo veo como un todo, me pongo como ejemplo del abogado globalizado, y al final intento quedarme con lo más positivo de cada país. Así que encantado.

P.: Desde tu empresa Rödl & Partner ofrecéis un servicio llamado Italian Desk, que tú lideras. Cuéntanos brevemente en qué consiste y qué diferencia a los clientes italianos y los españoles en el ámbito empresarial, según tu experiencia.

R.: Rödl & Partner es una consolidada firma de servicios, de matriz alemana, presente en cincuenta y un países con ciento once oficinas propias. En España contamos con oficina en Madrid y Barcelona, y en Italia en Milán, Roma, Padova y Bolzano. Ofrecemos a las empresas la mayoría de los servicios de consultoría de negocio, incluyendo servicios legales, fiscales, asesoramiento en transacciones internacionales, outsourcing de nóminas y contabilidad, etc. etc.

Con esa base, damos especial importancia a los llamados “crossborder services”, es decir, orientar a la empresa desde el principio hasta el final en su andadura internacional, y desde su propia casa matriz. Y esto es lo que, en resumen, queremos también entre España e Italia con nuestro Italian Desk, es decir que el cliente español –o italiano- encuentre un equipo desde el principio, en su propia lengua, y con los estándares de calidad necesarios para asistirle satisfactoriamente en sus aspiraciones o dificultades comerciales.

P.: ¿Qué aconsejarías a un empresario español que desea desarrollar su negocio en Italia?

R.: Lo primero que contacte con la Cámara, que hace una labor encomiable para las empresas españolas, y luego por supuesto, ¡nosotros encantados de ofrecerle un café en nuestra oficina!

Bromas aparte, Italia es un país muy consolidado económicamente, seguro jurídicamente, y con grandes posibilidades de negocio. Por supuesto el asesoramiento preventivo es siempre esencial, pero yo llamaría la atención sobre el tema de la tecnología y la digitalización. Creo que la mejor manera que pueden tener las empresas de lograr sus objetivos y superar sus dificultades es implantar un sistema tecnológico apto para desarrollar su negocio. Temas como por ejemplo la ciberseguridad, la protección de datos, la inteligencia artificial, el almacenamiento de datos en la nube o el registro de los procesos mediante blockchain, son de extrema importancia en nuestros días y las empresas que los atienden creo que parten con una importante ventaja competitiva para lograr sus aspiraciones.

En Rödl & Partner consideramos este tema fundamental, y ofrecemos también los servicios de tecnología legal más avanzados.

P.: ¿Qué diferencias y similitudes destacarías entre los sistemas jurídicos español e italiano?

R.: Italia todavía tiene el tema de la excesiva burocracia, que aunque se está mejorando en algunos casos, a veces ralentiza las cosas más de lo previsto, y por eso también la importancia de saber desde el principio como se pueden ganar los tiempos, tan importantes para los objetivos de las empresas.

Otro punto donde existen de diferencias destacables es en el derecho laboral, donde basta comparar una nómina italiana y otra española para ver las grandes diferencias existentes.

Y también, yo que litigo mucho en España, veo grandes diferencias en los Juzgados y Tribunales, donde los procedimientos son muy distintos, y conviene siempre ser cauteloso con los plazos y las formalidades.

Por lo demás, en lo que se refiere a contratos y legislación digamos escrita, la normativa civil y mercantil es bastante parecida, al provenir del derecho romano y las codificaciones europeas, con normativas y figuras jurídicas muy similares.

P.: Por último, ¿cómo es la vida en Milán a nivel personal?

Milán para mí es una ciudad única, abierta al mundo, y que cuanto más conozco, más me gusta. Eso sí, lo de comer tan pronto no lo llevo tan bien, se queda uno sin mañana! Y, siendo madrileño, por supuesto me falta el sol!

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *