Programa Comunicación – Entrevista #2

Programa Comunicación – Entrevista #2

Entrevista con Marina Óàz
“Vivir la realidad de otros países te abre la mente”

MARINA-4 (002)

Marina Óàz, nombre artístico de Marina Gómez Fernández. Ingeniera española que vive en Milán. Estudió Ingeniería industrial en la Universidad de Cantabria con dos estancias en el extranjero. Empezó su andadura profesional en una empresa de Santander, pero a los tres años lo dejó para hacer un master de producción industrial en París, a partir de ahí pasó a ALSTOM, multinacional francesa.

Siempre ha trabajado en el campo de la energía. Fue la primera mujer responsable de construcción de centrales térmicas para esta empresa. También ha trabajado en gestión de proyectos, que le ha llevado al país galo a Holanda y Sudáfrica.

En 2015 hace un Executive MBA internacional en el IE Business School y quiso después adquirir experiencia en la parte comercial. En ese momento la fichó General Electric y le surgieron varias opciones: Suiza, Ghana, Suecia…pero acabó en Milán. El trabajo consistía en hacer desarrollo de negocio de equipo de tratamiento de gases para instalaciones industriales y centrales eléctricas completas de residuos y de biomasa. Era un campo del que la empresa había estado fuera muchos años pero se había decidido a relanzar nuevas calderas y volver de ese modo a competir. Marina Gómez en esta multinacional americana se encargaba de hacer análisis de mercado, definir estrategias, apoyar a los equipos de ventas de todo el mundo y establecer relaciones con clientes potenciales dentro de Europa. 

P: Eres una española que ha trabajado en muchos países. Animarías a otros a hacerlo para crecer profesionalmente…

R: No solo animaría a alguien a trabajar fuera de su país sino que lo haría obligatorio, por ejemplo para obtener un título universitario o un módulo superior. Desde los gobiernos se debería potenciar de forma seria, con las ayudas económicas que conlleva. Vivir la realidad de otros países te abre la mente. Vivir y trabajar fuera de tu patria te ayuda a apreciar y valorar más tu país, pero al mismo tiempo entiendes que hay cosas que se hacen mejor en otro sitio y que por tanto deberíamos cambiar. Un ejemplo, la Sanidad Pública española, sería más apreciada y cuidada si se hubiese vivido la realidad de otros países, incluido los europeos.

P: Llegaste a Milán hace exactamente tres años.

R: Me trajo la multinacional a finales de mayo de 2016. Venía de Sudáfrica, iba para Ghana y acabé en Milán. Tenía bajas expectativas de Milán, ciudad industrial y gris: gente poco sociable. Sin embargo, no he tenido dificultad para conocer gente, que además la hay de distintos sitios. En otros países he tenido más dificultades para socializar. He conocido a mucha gente con una aplicación que funciona: Meet-Up. Es una ciudad accesible, un tercio de Madrid, por lo que se llega enseguida a todas partes y hay muchísimas actividades culturales. El tema del diseño y moda le da un toque bastante original a la ciudad. La semana del diseño me encanta, con instalaciones por doquier. Hay barrios con edificios modernistas preciosos, y por la mañana los portones están abiertos y se ven los patios interiores. El aperitivo milanés también me gusta y nos encontramos muy cerca de la montaña y del mar.

P: Es difícil a veces adaptarse a otros modos de trabajar. ¿Te gusta de la forma de trabajar de este país, el made in Italy? Cuéntanos tu experiencia.

R: Lo de adaptarse o no en realidad depende de cada persona, y de lo atento que estés a respetar formas de trabajar distintas a las tuyas. Yo no he tenido nunca problemas para adaptarme, pero he conocido a gente que, consciente o inconscientemente, no tenía en cuenta las diferencias culturales con resultados nefastos. Con algunas culturas adaptarme ha implicado una buena dosis de frustración.

La forma de trabajar en Italia no es la mejor, algo que a un español no le sorprenderá porque es muy parecida a España. Hay una ventaja y es que como aquí se cena antes, nadie se queda en el despacho hasta las 21h00. En este tema tanto España como Italia están muy retrasadas respecto a otros países. Todavía la norma es valorar a la gente por la hora en que se va del trabajo en vez de por los resultados que obtiene. Flexibilidad y trabajar desde casa son muy raros, ya sea en Italia o España. Yo he tenido la suerte de que, trabajando en una multinacional americana, esto no era así.

P: Te presentaste a un concurso de arte y ganaste. Un premio muy prestigioso: Arte Laguna.

R: El premio consiste en una residencia de artista de un mes, para desarrollar un proyecto, una instalación mural que quedará fija en las instalaciones Open dream de Treviso.

Es un proyecto de regeneración de una antigua fábrica de cerámica, para transformarla en un polo de excelencia del made in Italy, Son 100.000 metros cuadrados en los que comida, arte, turismo sostenible, innovación, talleres, eventos se unen en un proyecto ambicioso co-financiado por la Unión Europea.

P: Pero el premio supone un cambio de onda para ti…has hecho un curso de pastelería en Milán. 

R: Sí, estoy experimentando recientes cambios en mi carrera profesional debido a una reestructuración que hicieron en mi empresa. Mi puesto iba a ser eliminado. Me ofrecieron irme a otros sitios, pero yo estaba bien en Italia y me focalicé en mi faceta artística. Me dedico ahora a actividades que cuando hacía de ingeniera no tenía tiempo de desarrollar, por ejemplo, la cocina. He hecho un curso de pastelería donde he aprendido lo que buscaba: bases técnicas.

P: Quedará en hobby o irá a algo más… (le insinúo).

R: Mi idea es montar una start up el próximo año. Estoy todavía dándole vueltas al tema, pero probablemente estará relacionado con la pastelería y la cerámica, siento pasión por ambas cosas (su casa está decorada básicamente con cerámicas y cuadros de ella).

P: Ingeniera y artista al mismo tiempo no es la cuadratura del círculo, ¿no?

R: Mi padre ingeniero naval mi madre una apasionada del arte e hizo años de arquitectura. Mi padre hacía cosas manuales, construyó su propio barco. En el Renacimiento los ingenieros eran artistas, era lo normal…es una pena que se esto se haya perdido un poco, porque esta mezcla ha dado lugar a mucha innovación a lo largo de nuestra historia. El arte debería estar más presente en la educación.

Entrevista: Myriam Lafuente
Foto: Jaime Suárez (@jaimesuarez_photo)

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *